Confusa situación en Lleida

Lleida o Lérida, como se dice en español, es una hermosa provincia al norte de Cataluña, y segunda capital catalana más importante después de Barcelona, se encuentra en el tope de las noticias en España.

Y es que en la capital de la comarca de Segriá, ha habido un repunte en los casos de Covid-19, con un alto aumento en el número de contagios el pasado domingo 12 de julio, con 816, en comparación con los anteriores 316 del día anterior.

El Govern decide por el confinamiento total de la zona

Debido al aumento de los rebrotes, que durante las últimas semanas tuvieron incremento continuo de los casos de Covid-19, aunado al hecho de que se dificultó el rastrear los contagios rompiéndose la cadena de seguimiento.

El Gobierno de Cataluña tomó la decisión de decretar un confinamiento total de Lleida y otros siete municipios de Segriá, como si un cerrajero colocara estos municipios bajo llave.

Decreto que comenzaría a regir a partir de las 0:00 horas del lunes 13 de julio, con prohibiciones de entradas o salidas a la ciudad de Lleida, excepto para servicios esenciales, entre los cuales están incluidos los trabajos más importantes para que no se paralice la economía por completo.

Realmente la situación en Lleida es alarmante, con 50 focos y con una velocidad de contagio muy elevada, con unos 3.585 contagiados en Lleida, que tiene unos 150.000 habitantes, comparado con la tasa de Barcelona de 3.597, con más de 5 millones de habitantes, nos podemos dar cuenta de la emergencia en decretar el confinamiento.

La situación es tan crítica en la región que se sabe que los médicos del hospital Universitari Arnau Vilanova han comentado que «casi todos los pacientes» de los cuales se sospecha que tienen coronavirus en Lleida ahora están dando positivo por COVID-19.

Y lo más preocupante es que «la mitad de las personas que actualmente están en la unidad de cuidados intensivos con COVID-19 son jóvenes, alrededor de 40 años».

La justicia decide no acatar el confinamiento decretado

Sin embargo, los habitantes de Lleida no saben a qué atenerse, si cumplir con el confinamiento o no, ya que el día lunes 13, que comenzaría el confinamiento, la Fiscalía Provincial de Lleida dictó un decreto para oponerse a la decisión de la Generalitat con respecto al confinamiento.

El fiscal jefe de la Audiencia de Lleida, Juan F. Bone, alegó, en un documento dirigido al Juzgado de Instrucción 1, que el decretar una medida de confinamiento tal, no le compete a la Genealitat, sino que «es una competencia estatal y se ejerce, además, con la garantía de la intervención del Congreso».

Fin de la confusión

Luego, de que ya los habitantes de Lleida pensaban que no habría que acata las medidas de la Generalitat de confinamiento extremo, cambia de nuevo la situación.

El juez de Instrucción 2, Ramón Salada Vigili, de Lleida, ratificó las medidas de confinamiento, así como también la prohibición de reuniones de más de 10 personas, todo esto por un plazo de 15 días, prorrogables.

Así que los vecinos de Lleida, a pesar de sus protestas, deberán encerrarse nuevamente en sus hogares, para así frenar un poco el creciente contagio dentro de la comarca y toda el área de Cataluña.